Resumen

Por Dr. Marcelo Cubellun, Equipo de Bien Simple
Médico Psiquiatra
M.N. 69874

Para obtener éxito en una prueba deberás contar con la información técnica y los conocimientos específicos de la materia específica. Pero eso no será suficiente si no cuentas, además, con una estrategia de comunicación verbal y gestual que avale tu preparación.



Pasos

1

Duerme adecuadamente los días previos al examen. La falta de sueño te dará un aspecto poco agradable frente a la mesa examinadora y tu expresión estará más lenta y dubitativa.

2

Planifica tu tiempo de estudio y procura distraerte la noche anterior al examen. Eso relajará tu mente, y tus conocimientos podrán acomodarse más eficientemente. Lucirás fresco y relajado.

3

Si el examen es oral, practica, repitiendo en voz alta, las frases que utilizarás, frente a un espejo. Ponle entonación y obsérvate para corregir aquellos gestos que podrían mostrar inseguridad o, por lo contrario, soberbia.

4

Si el examen es escrito, practica, redactando con tus propias palabras, las respuestas a las preguntas que supones que pueden realizarte.

5

Vístete de manera poco llamativa, prolija, sin excesos de accesorios y maquillaje. Tu aspecto es importante a la hora de ser examinado y de alguna manera forma parte de la calificación.

6

Escucha o lee atentamente todas las preguntas y tómate tu tiempo para responder. Eso no quitará mérito a tu respuesta.

7

Si puedes elegir entre varias preguntas o temas para empezar a responder, empieza, siempre, por el que más conoces. Eso hará que hables con seguridad y ganes la primera impresión.

8

No gesticules con exageración, ni te comportes en forma excesivamente coloquial o confianzuda.

9

No respondas sobre aquello que no te hayan preguntado, sólo porque tú sabes más sobre eso. Es posible que se suponga que ignoras lo que te han preguntado.

Importante

  • Si tu estado nervioso, previo a cada examen, es francamente desagradable para ti o para quienes te rodean, consulta con tu médico de cabecera, quien te aconsejará cómo poder controlarlo sin que afecte tu rendimiento intelectual. No te automediques ni aceptes recetas de otros, que no sean profesionales en la materia.
  • Si sientes que sabes pero estás sufriendo un bloqueo, plantéalo a la mesa examinadora para que te permita tomarte unos minutos. No insistas en seguir, ya que seguramente el resultado no será bueno. Los profesores también fueron alumnos y pueden entender estas situaciones.





    Atención
    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad