Resumen

Las conductas humanas están guiadas por innumerables factores, tanto racionales como irracionales. Te proponemos 6 claves que podrán ayudarte a mantener bajo control tus emociones, apoyándote en la idea que asegura que no son las situaciones las que generan los conflictos, sino nuestro modo de abordarlas o interpretarlas.

 

Opciones

1

Toma conciencia de tus emociones. No puedes controlar aquello que desconoces: explora todas tus emociones, sin prejuicios ni censuras, incluso aquellas que te parezcan reprobables o negativas. Si conoces las circunstancias en las que surgen, los factores que las provocan y tus reacciones frente a ellas, contarás con una herramienta fundamental para tenerlas bajo tu control.

2

Reconoce tus creencias irracionales: cuando las emociones te asaltan, acuden, en su compañía, ideas o afirmaciones irracionales que sólo sirven para realimentar el circuito de modo negativo.

3

Desdramatiza con humor y no vuelques la agresión hacia ti mismo. Por el contrario, trátate con amabilidad y recuérdate que has comenzado un proceso de aprendizaje para controlar tus emociones.

4

Posterga la toma de decisiones y los juicios de valor. Mantente flexible y no te exijas respuestas inmediatas pues aumentarás la presión emocional y con ello, el descontrol.

5

No pretendas el control total e inmediato de tus emociones. En cambio, planifica aumentar el manejo de tus emociones a mediano y a largo plazo. Realiza pequeñas pruebas piloto (en situaciones de poco compromiso, o con temas que no te sean altamente significativos) para entrenar paulatinamente tu autodominio.

6

No reprimas tus emociones. Por el contrario, obsérvalas, enfoca tu atención sobre ellas, examínalas "bajo la lupa" como si fueran un experimento de laboratorio, algo externo a ti. De este modo tomarás distancia del problema y tendrás más capacidad de respuesta frente a ellas.


Importante

  • Para ganar en el manejo de tus emociones comienza a ejercitarte en situaciones sencillas.
  • No esperes a los desbordes para asumir tu necesidad de aprendizaje.
  • No realices promesas de cambios inmediatos, ya que la presión que generarás por ello, aumentará tu descontrol.






Atención
Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad