Resumen

Las personas que cuentan con fuerza de voluntad suelen ser consecuentes en la prosecución de sus metas, no las abandonan fácilmente ante las dificultades y suelen alcanzar sus objetivos, aún luego de un gran esfuerzo.
Si necesitas fortalecer tu voluntad y tu determinación para lograr tus objetivos más deseados, ten en cuenta los siguientes consejos.


Opciones


1

Para conseguir, construir o transformar algo importante que mejore tu vida, no sólo necesitas desearlo con mucha fuerza interna, sino también tener muy en claro para qué quieres obtenerlo.
Comienza haciendo el siguiente ejercicio:

  • Proyecta situaciones futuras en las que hayas alcanzado tu objetivo y ponlas en movimiento: ¿cómo es la relación contigo mismo en esa circunstancia?, ¿cuál es el trato que das y recibes de tus relaciones afectivas más importantes?, ¿qué características tienen tus días?, ¿cómo es el lugar donde vives, trabajas o estudias?, ¿cuál es tu estado de salud?, ¿cuáles son tus valores y emociones?, ¿cómo ves tu futuro cercano y a mediano plazo desde esa posición imaginada?.

2

Si el futuro que acabas de imaginar tiene una carga afectiva positiva, y está en relación con lo que tú percibes como coherente por tu razón y alineado con tus valores más profundos, entonces reafirma tu deseo de alcanzarlo y siente cuanto crecerás internamente si lo lograras.
Mantenlo vivo en tu imaginación, en tu espíritu y en las acciones cotidianas y aliméntalo.
Reforzarás, de este modo, tu voluntad de lograrlo.

3

Planifica los pasos que darás para alcanzar tu meta.
No improvises ni dejes las cosas libradas a la suerte o el destino.
Una cuidadosa planificación te ahorrará accidentes y desilusiones que podrían sabotear tus planes.
Evita incluir que desearías que hicieran los demás.
Planifica desde tu acción y no desde la fantasía o la suposición de la acción ajena.

4

Invierte diariamente la energía y dedicación necesarias para cumplir cada etapa que has planificado.
Trabaja para obtener lo que quieres, hazlo inteligente, paciente y sostenidamente y no postergues las tareas.

5

Evalúa periódicamente la marcha de tu plan y mantente alerta a los cambios de escenarios que puedan afectarlo positiva o negativamente. Es conveniente que ajustes tu plan a las nuevas circunstancias, infaltables pero manejables, pero no resignes ni cambies tu objetivo final ante los impedimentos que surjan.

6

Visualiza el proceso de conquista de tu objetivo como una escuela experimental de la aprendes cosas útiles para otras áreas de tu vida. Son ventajas anticipadas que puedes gozar hoy mismo, aunque falte tiempo aun para concluir tu proyecto.


Importante

  • Durante el tiempo de ejecución de la planificación, toma cada etapa como si fuera un "mini-proyecto" que tiene sus propios beneficios específicos. Ejecutando las etapas con esa actitud, como si tuvieran un fin en sí mismas, gozarás anticipadamente de los beneficios de tu futura situación.





    Atención

    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad