Por Dr. Marcelo Cubellun, Equipo de Bien Simple.
Médico Psiquiatra
M.N 69874

Resumen

El tránsito intrincado, el notable aumento de la agresividad de los conductores, los vehículos cada vez más potentes, las malas experiencias previas, una baja autoimagen sobre la posibilidad de controlar un automóvil son los principales argumentos que se esgrimen a la hora de justificar el temor a conducir.
Si bien no existen estadísticas oficiales precisas, es sabido que alrededor del 40% de quienes desean aprender a conducir abandonan el intento.
Si sientes este deseo, no te detengas frente a los impedimentos. Aplica estos tips que te ayudarán a superar tus temores.


Pasos


1

No te maltrates ni desvalorices tu esfuerzo. Tienes el derecho de aprender en las mejores condiciones. Asimismo tienes derecho a reincidir en el intento toda vez que lo desees. No tienes obligación de ser exitoso desde la primera vez.

2

Elige como instructor a una persona idónea, con quien te sientas cómodo, relajado y en confianza. En algunos casos lo más conveniente será recurrir a una academia de manejo, en donde el personal no está especializado en conducir, sino en enseñar a hacerlo.

3

Rechaza como guía a aquellos que no valoren el esfuerzo que haces por superar tus límites. No es suficiente con saber manejar. Tu instructor debe contar con la vocación y la paciencia que requiere la docencia.

4

Rechaza cualquier presión externa o interna que condicione tu entrenamiento (tiempos, modelos de automotores, horas del día, lugares de práctica). Si quieres aprender a conducir con seguridad e idoneidad, toma en tus propias manos el control de la situación de aprendizaje y de tus prácticas.

5

No insistas en "aprender a los golpes". Generarás traumas que deteriorarán tu autoestima y reducirán tu capacidad de recuperación frente a las fallas. Además expondrás a los demás a un peligro innecesario y poco efectivo.

6

Entiende que debes utilizar tus recursos en lugar de intentar controlar el entorno: pon a prueba tus reflejos y aptitudes en diferentes situaciones de aprendizaje, conoce tu vehículo y su mecánica, incorpora con responsabilidad las leyes de tránsito, recurre a tu capacidad de asimilar información y experiencia. No intentes que los demás (instructores o conductores) conduzcan como "corresponda" para que tú te animes a hacerlo.

7

Apuesta al entrenamiento y no a tus habilidades "naturales". De este modo mejorarás con cada práctica, sin importar cuánto tiempo te tome hacerlo a tu modo.

8

Si sientes que el temor te excede o inmoviliza, recurre a profesionales idóneos que puedan ayudarte a entender tus dificultades. No desistas del aprendizaje antes de haber agotado todas las instancias de apoyo que requieras.


Importante

  • El placer de obtener tu licencia de conducir será proporcional al esfuerzo que hagas por superar los impedimentos.
  • Insiste con conciencia y con cuidado de ti y de los demás.





    Atención
    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad