Resumen

Es clara la relación entre la ingesta excesiva de alcohol y los accidentes viales. Por eso en casi todos los países, a los conductores de automóviles se les realiza un test que mide la concentración de alcohol en sangre. Aquí te contamos todo lo que debes saber para disfrutar de la nocha y ahorrarte problemas.


 

Pasos

1

Cuando te den la señal, detén el vehículo donde te indique el oficial. En cada puesto de control deben estar presentes: • Agentes de policía. • Guardias urbanos (supervisores viales, agentes de control vial, agentes regionales, autonómicos o denominaciones similares). • Supervisor de seguridad vial. • Móvil de la unidad de emergencias médicas de la región.

2

La documentación requerida, que debes llevar contigo cuando conduces, y deberás presentar en ese momento es: • Documento nacional de identidad, cédula o identificación correspondiente. • Licencia de conducir con la correspondiente categoría habilitante en vigencia. • Cédula de identificación del automotor en vigencia. • Recibo de la última cuota paga de la póliza de seguro. • Verificación Técnica Vehicular vigente.

3

Una vez que se ha comprobado que la documentación está en regla, te solicitarán que procedas a efectuar el test de alcoholemia. • La medición se realiza con un instrumento que registra la concentración de alcohol en sangre (alcoholemia). • Se emplea una boquilla descartable para cada conductor. • Deberás soplar por la misma hasta que te indiquen.

4

Las normas clásicas de Seguridad Vial establecen que el grado máximo permitido es de: • Vehículo particular: 0,5 g/l (gramos de alcohol por litro de sangre) • Motocicletas: 0,2 g/l (acompañante 0.5 g/l) • Transportes públicos y de carga: 0 g/l

5

Si el resultado es negativo (0 g/l) o está dentro de límites permitidos, podrás seguir circulando, pero si es mayor a 0.5 g/l, se imprimirán 2 comprobantes con el resultado (que tendrán valor de prueba judicial). • Se procederá a labrar un acta y no podrás seguir conduciendo. • El automóvil será remitido por las autoridades a una zona de detención. • Esta acción no contempla la posibilidad de que un acompañante, que no haya ingerido bebidas alcohólicas, se haga cargo de la conducción.

6

Podrás retirarte por tus medios, siempre y cuando eso no implique un riesgo para ti mismo o para terceros: caso contrario, serás trasladado a un centro oficial de salud.

Importante

• Antes de ser remolcado, el auto deberá estar cerrado, sin freno, en punto muerto, con la dirección derecha y en una posición que permita su carga, sin obstaculizar la vía pública (pues podrían multarte además por eso). • Sólo después de haber completado todas las actas y formularios pertinentes, podrás retirarte con las llaves y la documentación del vehículo. • La unidad podrá ser retirada por su titular al día siguiente, con o sin costo de acarreo (varía según las jurisdicciones). • Si has ingerido alcohol, deja tu automóvil en un lugar seguro y toma un taxi, o pídele a un amigo sobrio que conduzca por ti. • Además del aumento del índice de accidentes por manejo, el alcohol es la principal causa de muerte en adolescentes y jóvenes.

Atención
Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad.