Resumen

Es más común el esmero en la limpieza exterior que la del interior a la que, con suerte, sólo le corresponde una pasada de cepillo en los asientos o una aspiradora.
Más allá de que no se note desde afuera, un interior impecable, hará sentir mejor a los ocupantes del vehículo, además de mantenerlo en condiciones.


Necesitas


Aspiradora
Productos de limpieza
Paños limpios
Brochas pequeña
Herramientas para desarmar los asientos (opcional)


Pasos


1

Vacía completamente el interior del vehículo de objetos personales y otros como matafuegos, mapas, manuales, etc.

2

Si puedes y quieres, para profundizar la limpieza y facilitar la tarea, quita los asientos. Generalmente se desmontan sin necesidad de herramientas. (por lo menos los delanteros). Consulta el manual del vehículo.

3

Elimina toda la basura gruesa. (papeles, etc).

4

Quita todas las alfombras que puedan ser removidas ya sean de goma o de paño. También las del maletero.

5

Toma la aspiradora (puede ser una hogareña utilizando el pico más pequeño) y pasa por todos los rincones posibles y también por los asientos.

6

Puedes remover polvo de hendiduras y lugares de difícil acceso con la brocha.

7

Sacude las alfombras y también pásales la aspiradora.

8

Por todas las superficies plásticas o similares (tablero, paneles de las puertas, molduras interiores, techo), pasa un paño apenas humedecido para quitar restos de polvo y suciedad.

9

Si hay manchas de grasa o suciedad más profunda, pásales algún líquido limpiador que las afloje.

10

Para las alfombras también puedes aplicar productos de limpieza que utilices en tu casa.

11

No te olvides de los cristales: el interior del mismo se puede limpiar con cualquier producto hogareño pulverizándolo sobre ellos y pasando luego papeles de rollos de cocina.

12

Una vez limpio puedes pasar protectores por sobre los plásticos, revividor sobre cuerinas, etc.

13

Arma nuevamente los asientos. (antes de ello puedes aprovechar para lubricar las correderas).

14

Por último, perfuma el automóvil.


Importante

  • Si utilizas productos de limpieza hogareños, chequea antes que no sean dañinos para el lugar donde se vayan a aplicar.





    Atención

    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad