Resumen

Los fusibles protegen a todos los dispositivos eléctricos de tu automóvil: En el caso que haya una suba de tensión, se quemará un fusible para que esa tensión extra no le llegue a los dispositivos, más delicadosd. Reemplazar un fusible es fácil y te hará bien diagnosticar correctamente y reparar algo tú mismo.

Necesitas

• Manual del auto
• Fusibles

Pasos

Paso 1:

Detén el motor antes de trabajar.

Paso 2:

Mira debajo del tablero, justo debajo de la rodilla izquierda del conductor.

Paso 3:

Verás la caja de fusibles, generalmente una caja cuadrada o rectangular. Tienbe una tapa que se abre al liberar una pestaña, o sea sin herramientas. Muchos autos tienen una segunda caja de fusibles dentro del compartimiento del motor. Si el fusible no está en la caja dentro del habitáculo, busca la segunda caja.

Paso 4:

Abre la caja, entonces. La tapa debería tener un cuadro con indicaciones sobre qué dispositivo corresponde a cada fusible, o bien un cobertor de plástico claro sobre los fusibles con esta información.

Paso 5:

Descubre el fusible quemado. Se verá como el filamento quemado de una bombilla eléctrica. La tira de metal estará rota y el fusible tal vez se vea algo ennegrecido.

Paso 6:

Toma el fusible quemado desde las dos puntas con tus dedos índice y pulgar y arráncalo suavemente. Muchos autos tienen un pequeño extractor de fusibles de plástico en una de las bahías. Si no se te ha perdido ya, puedes usar esta herramienta para quitar el fusible, o bien con un destornillador pequeño, si es que no puedes con tus dedos.

Paso 7:

Lleva el fusible a una tienda de repuestos o ferretería y compra un reemplazo idéntico.

Paso 8:

Repone el fusible colocándolo en la bahía vacía, de donde quitaste el fusible quemado y, presionando firmemente con tu pulgar, trábalo a presión.

Paso 9:

Arranca el auto y prueba el dispositivo que se había descompuesto, los faros, el ventilador o las luces interiores, por ejemplo.

Paso 10:

Tapa la caja de fusibles.