Resumen

Tener las luces mal reguladas o mal orientadas, (muy abiertas o cerradas) puede ser peligroso para la conducción nocturna porque evita una visión correcta y además puede encandilar a quienes vengan por la mano contraria. Mantenerlas en el nivel exacto no es difícil, sólo necesitas una pared blanca, un destornillador, oscuridad y paciencia.


Pasos


1

En primer lugar, el auto debe estar con sus neumáticos inflados con la presión indicada y sin carga (vacío), aunque se recomienda que una persona esté sentada en su interior y atrás, además del conductor.

2

Si el automóvil tiene un control interno de altura de los faros, llévalo a la posición normal.

3

Busca una pared blanca donde el auto pueda estar a unos 5 metros de distancia frente a ella.

4

Mide la altura a la que se encuentra el centro de cada faro con respecto al piso y la distancia entre ellos. Con esos datos, dibuja sendas cruces en la pared indicando los centros de cada faro.

  • Una posibilidad más sencilla es poner la trompa del auto lo más cerca posible de la pared y así marcar los centros. Luego retira el auto 5 metros para atrás en línea recta (con el volante bien centrado).

5

Enciende las luces bajas (de cruce) y ajusta la orientación de los faros (con los tornillos de reglaje) hasta que el haz de luz de cada uno impacte en la pared 5 cm por debajo de la cruz, en su mismo eje (sin desviaciones). Para mejorar el procedimiento, puedes tapar el faro que no se está ajustando.

6

Luego, enciende las luces altas (de carretera) y comprueba que el haz de cada faro impacte exactamente sobre la cruz.


Importante

  • Los ajustes (tornillos de reglaje) de los faros son dos y se encuentran uno usualmente en su parte trasera y en diagonal y el otro en la parte inferior. Al ajustar o aflojar estos tornillos se generan movimientos laterales y verticales que son los que te permiten ajustar la incidencia del haz de luz. Para conocer exactamente la posición de estos reguladores, chequea el manual del vehículo, ya que también pueden estar al frente.
  • Este método de reglaje de faros manual es sencillo y práctico, pero aproximado. Para un ajuste más preciso hay que utilizar dispositivos específicos como los regloscópios que se encuentran en los talleres especializados.





    Atención

    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad