Resumen

El mecanismo de apertura y cierre de las puertas incluye varios elementos que trabajan en conjunto: la cerradura en sí, las manijas de apertura interiores y exteriores, y las trabas interiores. Entérate cómo reparar o cambiar alguna de esas partes sin tener que reemplazar la cerradura completa en caso de mal funcionamiento.


 

Pasos

1

Si la cerradura de tu auto funciona bien pero es difícil abrirla, puede tratarse de un problema de falta de lubricación.

2

Si el problema está en el tambor de la llave, coloca unas gotas de óxido de grafito en la llave, introdúcela en el tambor y acciona varias veces.

3

Si la dificultad se halla en la cerradura, aplica un lubricante en aerosol (o vaselina) a través de las varillas y acciona los mecanismos hasta que funcione bien.

4

En caso extremo, desarma la cerradura para limpiar y lubricar.

5

Saca los paneles de las puertas y accede a la cerradura.

6

Quita una de las tapas de la cerradura.

7

Limpia el mecanismo con thinner o aguarrás.

8

Lubrica con vaselina o lubricante en aerosol.

9

Si la cerradura (o el sistema completo) está floja o vibra, quita el panel y sin desarmar, ajusta todos los elementos que lo componen.

10

Si la cerradura no funciona por completo, puede que se hayan soltado las varillas que conforman el mecanismo.

11

Para repararla saca el tablero de la puerta y coloca todo en su lugar. 

12

Si no identificas dónde debe ir cada varilla, quita el panel de una puerta que funcione bien y copia el armado.

13

Si una de las trabas interiores de las puertas se sale hacia fuera, desarma la puerta y en caso de que se haya roto la varilla pero no el mecanismo, quita la parte dañada, compra una nueva y colócala a rosca.

14

Si notas que la cerradura está rota, cámbiala del siguiente modo: libera todos los mecanismos, desatornilla la cerradura, compra una nueva de iguales características, colócala en el mismo lugar y ajusta los mecanismos.

Importante

  • Si cambias la cerradura, procura que la llave que ya tienes te sirva para abrir la nueva cerradura.
  • Si te ves obligado a sacar el panel de la puerta, aprovecha y haz un mantenimiento completo (limpieza, lubricación y ajuste) de todo el sistema.





    Atención
    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad