Resumen

Lamentablemente, el daño a un parabrisas es algo muy común. El sospechoso por lo general es una roca o piedrita lanzada por otro auto en la autopista, pero puede haber muchos culpables. El daño al parabrisas no solo es antiestético, sino también peligroso, ya que puede interferir en tu visión al manejar. Siempre que tengas un daño en el parabrisas, deberías repararlo de inmediato.

Necesitas

  • Kit para reparar parabrisas
  • Secador de pelo
  • Alcohol
  • Navaja de un solo filo

    Pasos

Paso 1

Evalúa el daño en tu parabrisas. Los mejores candidatos a una reparación son las muescas pequeñas en forma de cono, y las rajaduras superficiales y cortas.

Paso 2

Haz la reparación inmediatamente. El daño en tu parabrisas puede distraer tu ojo mientras conduces y resultar peligroso.

Paso 3

Compra un kit para reparar parabrisas en una tienda de artículos para autos. Generalmente son muy económicos.

Paso 4

Empieza por limpiar y secar la superficie. Si el parabrisas está mojado, usa un secador de pelo. Trabaja en un garaje bajo techo si no hay buen clima.

Paso 5

Aplica el parche adhesivo y adaptador de la jeringuilla, al área dañada en el parabrisas para sellarla.

Paso 6

Sigue las instrucciones que vienen con el kit de reparación para aplicar el adhesivo, ya que los diversos productos tienen distintos procedimientos. En general, tendrás que crear un vacío alrededor de la grieta para que el adhesivo de la jeringa pueda filtrarse en la grieta. Los distintos tipos de jeringas tienen diferentes instrucciones.

Paso 7

Elimina el adhesivo excedente alrededor de la grieta o muesca usando una toalla de papel embebida en alcohol. Ten cuidado de no quitar el adhesivo de la grieta o muesca.

Paso 8

Deja que el adhesivo fragüe durante varias horas. Es típico que el adhesivo sobresalga un poco en la superficie.

Paso 9

Usa una navaja afilada para rasurar el exceso de adhesivo endurecido para crear una superficie suave.