Resumen

Antes de efectuar la compra de un automóvil usado, ten en cuenta algunas recomendaciones para revisar el estado del motor.


Necesitas


Unos minutos


Pasos


1

Busca detalles que puedan denotar anomalías. Accesorios o partes que lucen nuevas y brillantes indican recambio, lo mismo con gomas, mangueras, etc.

2

Revisa las gomas; mangueras, correas, soportes y otras partes de este material, buscando elementos resecos, quebrados, con fisuras o pérdidas.

3

Revisa todos los compartimientos donde se recargan fluídos para ver su nivel u estado Ejemplo: líquido de frenos, refrigerante del radiador, electrolito de batería y lavacristales.

4

Controla los terminales de la batería para observar que no estén sulfatados u oxidados.

5

Además de las mangueras y el líquido, busca rastros de óxido en abrazaderas y partes metálicas, lo que indicaría pérdidas. Quita la tapa del radiador: si tiene un borde con una especie de crema amarillenta, puede indicar aceite en el circuito.

6

Chequea el estado del filtro de aire; su estado, limpieza y calidad. Si el repuesto no es de buena calidad y se encuentra sucio, indica poca preocupación por el mantenimiento.

7

Revisa los cables y trata de sacar una de las bujías, que debería estar con sus extremos brillantes. De no ser así, indica un mal funcionamiento.

8

El bajo nivel de aceite puede indicar poco mantenimiento, alto consumo o pérdida. Un especialista puede detectar si se trata de un aceite más espeso del recomendado lo que indicaría que se le cambió para amortiguar ruidos.
El aceite con olor a combustible también puede indicar problemas.

9

Si el auto está aparcado en su lugar usual, revisa el piso debajo del motor para verificar si hay pérdidas y de qué son (aceite, agua, nafta etc).


Importante

  • La mirada de un profesional puede acelerar este proceso y acertar en el diagnóstico.





    Atención

    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad