Resumen

¿Tu auto tiene ya algunos años y lo empleas con frecuencia? Es posible que empieces a notar cierto desgaste en el embrague, una pieza fundamental para el buen funcionamiento de tu vehículo, ya que regula la transferencia de la potencia del motor al sistema de transmisión. Varios factores pueden provocar un debilitamiento de esta pieza clave. Para actuar a tiempo, debes identificar los primeros síntomas. Presta atención a estos indicios.


 

Pasos

1

Fíjate si tu auto tarda un tiempo excesivo en moverse cuando colocas la marcha y sueltas el embrague desde la posición de detenido.

2

Si percibes que el punto en que el pedal del embrague genera el movimiento del auto se encuentra más alto, o sientes tironeos hasta moverte completamente, es momento de ver a un técnico.

3

Cuando el motor, al pasar de cambio estando en movimiento, no responde a la aceleración hasta pasados unos segundos, quiere decir que hay alguna falla.

4

Si en situaciones en que se requiere potencia y velocidad, como pasar a otro vehículo o subir una pendiente, debes acelerar más de lo usual, estás ante otro signo de un posible problema.

5

Si además percibes olor un quemado algo dulzón, puede ser producto del amianto que se quema con la fricción al acelerar el motor.

6

Cuando al pisar el pedal del embrague a fondo, para realizar un cambio, escuchas un ruido metálico, también deberías consultar a un especialista.

Importante

  • Para evitar un desgaste innecesario del embrague, no conduzcas con el pie apoyado en el pedal: la más mínima presión generará una fricción constante y desgastará el embrague en menor tiempo.





    Atención
    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad