Resumen

Aquellos que poseen un automóvil con dirección hidráulica tienen la sensación de poder girar el volante "con un dedo". Pero si comienzas a notar que debes hacer un esfuerzo extra, escuchas algún ruido en el giro, o el volante no vuelve fácilmente a su posición original, seguramente estarás teniendo problemas con la dirección hidráulica de tu vehículo. Antes de correr hacia el mecánico, puedes verificar que estos problemas y ruidos no sean producto de la falta de líquido en la bomba. ¿Dónde debes mirar, qué debes vigilar y qué liquido agregar? Léelo a continuación...


 

Pasos

 

1

Ubica el depósito de la bomba de de la dirección hidráulica. Por lo general se encuentra ubicado a la izquierda (mirando el motor de frente) y es muy similar al depósito de agua.
El líquido es transparente, brillante, de color rojizo y su viscosidad, similar al aceite.

 

2

Verifica que el nivel del líquido no haya descendido de la marca de mínimo.
Es recomendable que lo hagas, luego de haber utilizado el vehículo, es decir en caliente. De este modo las mediciones son más confiables.

 

3

Si llegara a necesitar líquido, cuando le agregues no sobrepases el límite de máximo, ya que un exceso del mismo podría ocasionar que la bomba trabaje forzada y comience a fallar.

 

4

Controla que la pérdida de líquido no sea producto de abrazaderas en mal estado. Muchas veces, estas se oxidan o se rompen, haciendo que la presión dentro de las mangueras, genere una pérdida.

 

5

Si no encuentras la falla en la bomba, acude a un mecánico especializado. Es posible que se esté perdiendo el líquido por los retenes de la dirección hidráulica, por rotura o por resecamiento de los mismos.

 

6

Si el líquido hidráulico tiene una tonalidad oscura, significa que se ha oxidado. Verifica que el depósito no tenga agujeros o punturas y cambia el fluido.

 

7

Asegúrate que un especialista controle la dirección hidráulica, por lo menos una vez al año.


Importante

  • Nunca mantengas la dirección hidráulica de tu vehículo sobre el final del recorrido por más de 3 segundos. Podrías provocar un desgaste serio de la bomba, afectando su funcionamiento.
  • Generalmente, al girar el volante completamente y alcanzando el tope, escucharás un ruido metálico. No te alarmes porque es normal; siempre y cuando al girarlo, levemente, en sentido contrario, dejes de oírlo. Es anormal que el ruido persista cada que vez que muevas o maniobres el volante.
  • Existen selladores y acondicionadores que son la combinación de aceites sintéticos que reparan y tapan las filtraciones de válvulas o retenes. Consulta con un especialista sobre su utilización en tu automóvil.





    Atención
    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad