Resumen

Sólo existen dos razones por la cual la luz de frenos del tablero puede encenderse. Estás manejando con el freno de mano o tienes bajo nivel de líquido de frenos.


 

Necesitas

Líquido de frenos.

Pasos

1-

Revisa la situación de tus frenos tan pronto como aparezca la luz en el tablero.

2-

Apaga el motor y abre el capó.

3-

Debes encontrar el reservorio de líquido de frenos, para hacerlo busca una tapa de goma o plástico, para hacerlo, imagina la posición del pedal de freno en la cabina y trata de seguir las líneas en el capó, será muy fácil encontrarlo.

4-

En la tapa (que debes limpiar para que las partículas de tierra y suciedad no se mezclen con el fluído) encontrarás la inscripción con el tipo de líquido de frenos que necesita tu automóvil.

5-

Recarga con el fluído indicado hasta la línea indicativa y cierra el compartimento limpiando cualquier resto, recuerda que el líquido de Frenos corroe la pintura.

6-

Enciende el vehículo, la luz debe haberse apagado.

7-

Lleva el vehículo a un mecánico certificado para ver la naturaleza de la pérdida de líquido de frenos, en el caso de apagarse la luz pero el freno se hunde en el piso del vehículo, hazlo remolcar al mecánico más cercano.