Resumen

En un vehículo en buenas condiciones, las emanaciones del escape deberían pasar desapercibidas. Pero, ¿qué pasa cuando el humo que sale reclama nuestra atención? ¿Qué quiere decir que el escape despida humo negro, azul o blanco? Si vas a comprar un usado, o sientes que tu auto requiere una visita al mecánico, presta atención a estos indicios.

 

Necesitas


Unos minutos de observación, especialmente en el primer arranque.
Un colega que, en otro auto, mire de qué color es el humo que emana tu escape mientras circulas.


Pasos


1

Humo negro 
En los automóviles a gasolina (nafta) esto ocurre cuando parte del combustible se quema en el propio escape, ya sea por mal ajuste del carburador (o inyectores de combustible, según el motor) o por una obstrucción en el filtro de aire.
Si el humo negro se genera sólo en el primer arranque del día, seguramente necesites un ajuste del ahogador (cebador o choke) o del sistema de inyección.
Es conveniente recurrir a un especialista para encontrar la causa y su solución.
En aquellos motores Diesel, el humo negro refleja un exceso de combustible, por lo que se aconseja revisar la bomba inyectora.

2

Humo azul
En los automóviles a gasolina (nafta) lo que produce ese color al quemarse es el aceite: esto es grave y costoso de reparar, ya que, si este humo se produce constantemente, significa que hay un problema en los anillos de los pistones o las paredes de los cilindros.
Si ves humo azul muy brevemente en el primer arranque del día y/o al desacelerar, probablemente se trate de un estado defectuoso de las guías de válvulas o los sellos de las mismas, lo que no es tan terrible pero igual implica una pronta visita al mecánico.

3

Humo blanco
En los automóviles a gasolina (nafta), este color indica una fuga de líquido refrigerante, que también podría estar penetrando en las cámaras de combustible.
Es recomendable que no demores en hacer una visita al taller.
Para los automóviles con motores Diesel, el humo blanco refleja un desgaste de los anillos del pistón.


Importante

  • Si detectas cualquiera de estas anomalías, no dejes pasar mucho tiempo sin consultar con un especialista, y evita emprender viajes largos.





    Atención
    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad