Resumen

Mantener el líquido refrigerante del radiador en los niveles correctos es fundamental para no dañar el auto. Con apenas unos minutos al mes podemos evitar grandes problemas.


Necesitas


Agua destilada
Anticongelante/refrigerante


Pasos


1

Con el auto frío (luego de dos horas que estuvo sin uso) y en posición horizontal (no en una pendiente), abre el capó y detecta el depósito de líquido del radiador.

2

En algún lugar visible tiene que tener un indicador de nivel (máximo y mínimo). Verifica si el líquido está dentro de esos parámetros.

3

Si está por debajo del mínimo o muy cerca de él, habrá que completarlo.

4

En un bidón o botella grande (limpios) prepara una mezcla de agua destilada y líquido refrigerante en partes iguales (o la proporción que se recomiende en la zona donde vivas: si es muy caluroso o muy frío se recomienda menos cantidad de agua).

5

Abre el depósito y complétalo hasta el nivel de la marca máxima.

6

Vuelve a tapar y verifica que quede herméticamente cerrado.


Importante

  • Por ningún motivo realices esta operación ni retires la tapa de presión del depósito del radiador, mientras el motor está caliente. Hazlo sólo en frío.
  • Se recomienda realizar esta operación cada dos semanas dependiendo del uso del automóvil.





    Atención

    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad