Resumen

Si quieres tener una piel suave, solo sigue estos pasos.


Necesitas

1 taza de leche.
1 taza de avena.
1 cda de miel.

Pasos

1 mezcle la leche y la avena.

2 agregue la miel.

3 revuelva y deje reposar para que la avena se suavice.

4 después de bañarse, frote la avena contra su piel por unos minutos.

5 enjuague con agua, solamente no use jabón o no tendrá resultado.

Importante

Este tratamiento se puede hacer 2 0 3 veces a la semana. Recuerde que la miel sirve como un exfoliante natural y por eso es mejor no hacer este tratamiento todos los días. Además no olvide beber de 5 a 8 vasos de agua para mantener su piel hidratada.