Resumen

La piel necesita estar protegida para resistir a las agresiones del medioambiente. Aprende cómo debes aplicar las cremas para una correcta absorción.


Necesitas


Crema
Espátula


Pasos


1

Toma una dosis de crema mediante una espátula pequeña para no contaminar el producto. Coloca una porción sobre tu frente.

2

Haz que tus dedos se deslicen en vaivén dibujando líneas horizontales de lado a lado.
Masajea intensamente la zona del entrecejo, ya que es uno de los puntos más frágiles del rostro.

3

Aplica crema humectante en el rictus, deslizando tus dedos hacia arriba por ambos laterales de la nariz sin llegar al lagrimal.
Desciende por los pómulos hasta el hueco de las mejillas y sube por el pliegue nasogeniano.

4

Aplícala en el contorno de los labios realizando un masaje horizontal con tus dedos índice. Esta zona, al igual que la de los ojos, es uno de los puntos del rostro donde suelen aparecer las primeras arrugas.

5

Para humectar el cuello, debes partir con tus dedos desde el centro de la barbilla hacia las orejas y realizar un generoso masaje alterno con ambas manos.


Importante

  • El momento ideal para aplicar cremas sobre tu rostro es la noche.
  • Al dormir, las funciones del organismo se relajan y las células reparan los daños sufrido durante el día.





    Atención
    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad