Resumen

Te brindamos algunos consejos para que la elección de la coloración de tu cabello sea una tarea más sencilla.


Opciones


1

Rubios:
Si tu pelo ya es claro, cualquier coloración rubia te sentará bien.
Cuanto más oscuro sea el cabello natural, más cálido debe ser el rubio elegido.
Si eres castaña, y quieres pasar al rubio, fíjate antes que tus cejas no sean excesivamente oscuras y el contraste resulte muy marcado.
Puedes elegir teñir también tus cejas, pero serás esclava del color.

2

Castaños:
Este color es uno en los que más se lucen los cortes rebajados o desmechados y si tienes ojos claros, es una tonalidad que ayudará a resaltar tus facciones.

3

Castaños oscuros y negros:
Son los tonos que más naturales sientan, especialmente en el color castaño que, al partir de una base oscura, no hay necesidad de decolorar.
El color negro con reflejos ciruelas, azules o violetas, sientan muy bien en jóvenes de piel clara.
El color oscuro acentúa las arrugas y hace que la piel parezca a menudo pálida en contraste con el color de pelo.
Si tu color es rubio y quieres cambiar al moreno es aconsejable que elijas un castaño dorado o un tono avellana.

4

Rojos:
Esta gama es ideal si tienes piel clara y ojos verdes o azules.
Para animarte a este color, puedes recurrir a productos naturales como el henna, que proporciona reflejos y engrosa el volumen.
Este producto de origen vegetal es ideal para disimular las primeras canas o como baño de luz.


Importante

  • Si eres muy joven y quieres cambiar el color de tu cabello, es recomendable que empieces con una leve iluminación, para dar brillo y suavizar tus rasgos.
  • Recuerda que la decoloración es necesaria cuando deseas pasar de un cabello oscuro a uno muy claro.





    Atención

    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad