Resumen

Te brindamos algunos consejos que te ayudarán a mejorar la calidad de tu descanso.


Opciones


1

Mantén un horario fijo tanto para acostarte como para levantarte.

2

Evita dormir hasta el mediodía los fines de semana que no tienes compromisos.
Intenta dormir una o dos horas más de lo habitual.

3

Duerme con ropa cómoda y suelta.

4

Baja la intensidad de las luces dos horas antes de irte a la cama. Esto producirá un efecto que ayudará en la producción de melatonina, comenzando a tiempo tu ciclo de sueño.

5

Comienza el día con un desayuno nutritivo, esto te ayudará a conciliar el sueño por la noche.

6

Toma un vaso de leche tibia antes de acostarte.

7

Es importante que evites la siesta. Si quieres mantener esta costumbre, no te recuestes en la cama, descansa en un sillón, no más de media hora.

8

Si sufres de insomnio, realiza una caminata al caer el sol.

9

Una vez acostado, coloca una almohada entre tus rodillas para liberar la tensión de la espalda y otra bajo la cabeza.

10

Si eres de los que tienen dificultad para conciliar el sueño, prueba con estos ejercicios:

  • Deja la mente en blanco e inspira tres veces profundamente por la nariz, vaciando los pulmones cada vez que exhalas.
  • Luego tensa todo el cuerpo y afloja.
  • Repítelo tres veces. Inspira profundamente y siente como tu cuerpo se vuelve liviano.


Importante

  • Recuerda que quienes descansan adecuadamente durante la noche presentan un sistema inmunológico más fuerte que quienes se despiertan con frecuencia o tienen un sueño alterado, por lo tanto dormir lo suficiente es una de las claves para mantener una buena salud.
  • Las horas de descanso nocturno estimulan la liberación de varias hormonas relacionadas con el sistema inmunológico, como la prolactina, y también la de otras sustancias relacionadas con el bienestar.





    Atención

    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad