Resumen

Repara, embellece e hidrata tus uñas con un método simple y eficaz.

Pasos

1

Remueve los restos de esmalte con un algodón embebido en quitaesmalte vitaminizado.
Lima las uñas, dándoles forma a los laterales y evitando las formas en punta, que favorecen las roturas.

2

Humecta dedos y uñas, recubriendo las cutículas con glicerina y realiza un masaje durante 5 minutos. Retira el producto.
Empuja las cutículas suavemente hacia atrás con la ayuda de un palito de naranjo.
Extrae la piel removida.

3

Hidrata la piel de antebrazos, manos y uñas con una crema que contenga vitamina E y keratina.
Realiza un profundo masaje insistiendo en la zona de nudillos y cutículas.
Retira los restos de crema de las uñas con quitaesmalte.
Aplica una base con calcio y cuando se seque, esmalta.


Importante