Resumen

Nuestro rostro está expuesto a la radiación solar, el smog y residuos internos y externos no removidos por limpiezas deficientes. Acumula toxinas y tensiones, y expresa nuestro cansancio.
Revitaliza y tonifica tu rostro con una desintoxicación y limpieza profunda siguiendo estos pasos.

Necesitas

Miel
Azúcar
Limón
Arcilla natural
Infusión en agua mineral, de lavanda, manzanilla y romero
Toallas húmedas frías
Esponja

Pasos

1

Prepara una mezcla con la miel, el azúcar y el jugo de limón.

2

Masajea tu rostro con la mezcla, realizando movimientos circulares ascendentes.

3

Luego de enjuagar y secar tu rostro con una toalla, aplica la arcilla natural y déjala actuar hasta que seque.

4

Retira la mascarilla de arcilla con agua y una esponja.

5

Expone tu rostro al vapor de la infusión de lavanda, manzanilla y romero. Aplica las toallas húmedas frías para tonificar.

Importante

  • Una vez fría la infusión, cuélala, añade gotas de aceite esencial de limón, guárdala en el refrigerador en un recipiente cerrado y utilízalo para rociar tu rostro limpio, luego de cualquier tratamiento. La infusión en la heladera se conserva una semana.
  • Para aplicar las toallas húmedas frías, coloca dos toallas húmedas en el freezer. Colócalas alternadamente en tu rostro para prolongar el efecto del frío.
  • Para limpiar el rostro, no utilices las manos. Hazlo con esponjas de algodón, vegetales o género.
  • Si quieres concentrar el vapor, despliega una toalla por encima de tu cabeza.



    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad