Resumen

Si quieres reproducir un cactus pon en práctica esta sencilla técnica de esquejado, en sólo 8 pasos obtendrás nuevas plantas.



Necesitas



Cuchillo = 1
Maceta = 1 por cada hijuelo
Grava = c/n
Turba = c/n
Arena de río = c/n
Pulverizador = 1

Pasos

1. Con un cuchillo bien afilado y desinfectado con alcohol corta, de la planta madre, hojas desde su base o tallos.



2. Dispone los esquejes (fragmentos cortados) en posición horizontal en un sitio seco y con sombra. Deja secar las heridas de los cortes por 1 0 2 semanas dependiendo de la especie de cactus que hayas cortado.



3. Pon una capa de grava en el fondo de una maceta y no olvides hacerle agujeros grandes que garanticen un buen drenaje.



4. Sobre la grava coloca turba negra y arena gruesa de río en partes iguales previamente mezcladas. El sustrato tiene que ser esponjoso y aireado.



5. Cuando hayan cicatrizado las heridas de los esquejes, haz un hoyito en la maceta y coloca cuidadosamente los fragmentos. No los hundas ni presiones sobre el sustrato para no lastimar los tejidos.



6. Coloca la maceta en un lugar luminoso pero que no tenga contacto directo con el sol.



7. Las primeras 2 semanas mantén húmedo el sustrato rociándolo con un pulverizador de lluvia fina.



8. Una vez que haya enraizado puedes trasplantarlo a la maceta definitiva o ubicarlo entre tus plantas del jardín.



Importante

• Si al mes de plantado el cactus no ha enraizado y notas que la base se está pudriendo, corta el esqueje descartando el tejido podrido y repite el procedimiento desde el paso 2.
• La época ideal para esquejar es desde primavera hasta el comienzo del verano.