Resumen

Tiempo necesario: aproximadamente 2 hora y media.

Ingredientes para cuatro personas...

Necesitas

• Para la masa:

400 g. de harina

4 huevos

Sal

• Para el relleno:

100 g. de carne de cerdo picada

100 g. de carne de ternera picada

100 g. de jamón crudo picado

100 g. de queso rallado

30 g. de manteca o margarina

1 cucharada de pan rallado

1 cucharadita de perejil picado

2 cucharadas de caldo

Sal, pimienta, nuez moscada

• Para la salsa:

50 g. de manteca

Algunas hojitas de salvia

200 g. de crema de leche

50 g. de queso tipo parmesano rallado

Sal y pimienta

Pasos

PREPARACION:

1. El relleno:

Saltar la carne de cerdo y de ternera en manteca o margarina. Ponerla en un tazón, agregar el queso, el pan

rallado, el jamón, la sal, pimienta y nuez moscada; bañar con caldo y mezclar bien.

Algunos minutos antes de cocinar los "cappelletti", preparar la salsa.

2. La salsa:

Saltar la salvia en manteca y panas comienza a dorarse, agregar la crema de leche y dejarla calentar sin que

hierva, con sal y pimienta; condimentar con ella la pasta, ya puesta en la fuente caliente y esparcir encima queso

rallado.

3. Preparar la Pasta casera:

Se vierte sobre una superficie de madera adecuada la cantidad necesaria de harina (la dosis aconsejada para 4

personas es de aproximadamente 400 gramos).

Con las manos se hace en el centro un hueco, la conocida "fuente", en la cual se vierte los huevos enteros (uno

por cada cien gramos de harina) y una buena pizca de sal. Se comienza a mezclar el interior de la fuente con la

punta de los dedos incorporando de esta forma, poco a poco, la harina a los huevos; para lograr que la pasta sea

más blanda hay que agregar también una o dos cucharadas de aceite de oliva. Se continua trabajando la pasta

durante una decena de minutos; cuando se encuentra homogénea se la recoge con una espátula y se envuelve en

una hoja de papel manteca o en una servilleta, y se deja luego reposar durante algunos minutos (si no hay tiempo

este proceso no es indispensable).

Para amasar y estirar la masa sobre una superficie de madera y un palo de amasar bien harinados.

4. La masa casera:

La masa debe ser recortada, con una ruedita dentada, en muchos cuadritos pequeños. Se distribuye sobre cada

cuadrado un poco de relleno y se repliega la masa en forma de triangulo uniendo bien los bordes de la pasta con

la punta de los dedos.

1.1. Después de haber cortado la hoja de masa en cuadritos y distribuido sobre cada uno un poco de relleno,

doblarlos encimando, en forma diagonal de modo de formar pequeños triángulos rellenos.

1.2. Presionar los bordes de la pasta para que se una perfectamente. Si no se lograra, lo que indica que está

muy seca se ha de humedecer previamente el borde donde se unen. Ello evita que el relleno escape durante la

cocción.

1.3. Arrollar en tormo al dedo índice los triángulos de pasta preparados, dejando hacia el exterior la punta

central y levantándola, para dar al "cappelletti" la característica forma de sombrerito.

1.4. Encimar los dos ángulos o extremos, presionando para que se unan. Alinear los "cappelletti" sobre la

mesa ligeramente enharinada. Si no se cocinaran de inmediato, cubrirlos con una tela.

Preparar la masa casera y proceder a la preparación de los "cappelletti" tal como está indicado. Dejarlos reposar

un poco antes de cocinarlos.

Acompañar con vino tinto.

Importante

Consejos para la cocción de la pasta casera:

Los tiempos de cocción de la pasta casera varían según el espesor de ella de su forma y de su calidad y pueden

extenderse de los 5 minutos para la pasta más delgada a los 7 y 10 minutos (y aun más si la pasta es cocinada

en caldo) para la más gruesa.

Para cocinar 100 gramos de pasta es necesario siempre alrededor de 1 litro de agua (es importante usar un

recipiente de amplias proporciones); la ebullición debe ser fuerte cuando se arroja la pasta; desde el momento en

el cual vuelve a hervir se pone a fuego lento, mezclando con frecuencia.

Para evitar que la pasta se pegue durante la cocción basta agregar al agua una cucharada de aceite; recordar

también que hay que agregar apenas apagado el fuego un chorrito de agua fría para detener la cocción. Una última

recomendación: no cocinarla nunca anticipadamente puesto que se pondrá blanda y menos sabrosa.

Y bien amigos espero que se deleiten degustando este delicioso plato. Abrazos.