Resumen

Las instrucciones orales suelen ser la manera más rápida y efectiva de comunicar ideas en el ámbito de trabajo. Dicho esto, la comunicación oral a veces puede dar lugar a errores y confusiones. Estos simples consejos pueden ayudarte a lograr que el trabajo salga bien.

Pasos

Paso 1:

Capta la atención de todos. Antes de empezar a dar instrucciones, asegúrate de que todos estén prestando atención. Aclara quién necesita escuchar estas instrucciones cuando te dirijas a grupos grandes y confirma que todos puedan oír. Haz contacto visual con la mayor cantidad de gente posible para retener su atención.

Paso 2:

Transmite pocas instrucciones. La gente olvida rápidamente cuando se le da mucha información al mismo tiempo. A veces es útil asignar números a las tareas para que nada se escape y que las personas sepan cuántas cosas deben hacer.

Paso 3:

Usa palabras simples. Sé claro y conciso. No uses un lenguaje complicado ni palabras largas cuando puedas decir lo mismo con un vocabulario sencillo. Gesticula si corresponde pero solo para enfatizar el significado de tu instrucción. No revolotees los brazos innecesariamente, ya que eso puede distraer y confundir.

Paso 4:

Repite las instrucciones iniciales con todas las explicaciones necesarias. Evita repetir dos veces lo mismo, ya que puedes sonar autoritario. Expresa solo un resumen de las instrucciones previas y no agregues comentarios adicionales ni cambies las órdenes.

Paso 5:

Pide a tus colegas que repitan las instrucciones con sus propias palabras. Pregúntales si tienen alguna duda y dales la oportunidad de presentar cualquier inquietud. Si el asunto es personal o embarazoso, hazles saber que pueden acercarse a hablar contigo en privado por cualquier otra cuestión.