Resumen

La presentación formal de un proyecto empresarial debe tener dos características principales: un contenido interesante y una exhibición acorde.
La posibilidad de que la propuesta prospere sin la presencia de estos dos factores, se reduce drásticamente y la frustración será el resultado más probable.


Pasos


1

Informa de manera precisa y enfócate en la necesidad de tu interlocutor.

2

Los datos expuestos deben ser los suficientes para que se entienda tu propuesta, ni más ni menos. Un exceso informativo dificultará la comprensión de la globalidad del proyecto.

3

Un déficit informativo dejará zonas oscuras que tu interlocutor no podrá completar adecuadamente, y que por lo tanto supondrá, no siempre de manera beneficiosa para ti.

4

Oriéntate a los aspectos más relevantes de un proyecto si se lo presentas a posibles inversores. Para ello selecciona los temas indispensables para su funcionamiento, eligiéndolos con cuidado y sin abundar en detalles.

5

Aunque no sea tu especialidad, habla el lenguaje que los inversores quieren escuchar. Señala la factibilidad del proyecto y destaca el retorno de la inversión solicitada.

6

Enriquece la presentación con ejemplos y estadísticas que avalen tu propuesta.

7

Intenta utilizar un referente de la industria para tomarlo como patrón y "comparar" tus cifras con un modelo reconocidamente exitoso.

8

Emplea gráficos antes que extensas columnas de números.

9

Cuando los datos se presentan gráficamente, se captan con mayor facilidad y se analizan de manera más distendida, ya que intervienen zonas del cerebro relacionadas con el placer y el bienestar. Harás sentir más cómodos a tus interlocutores y entenderán con menos reticencias los beneficios de tu proyecto.

10

Resalta con colores y formas los conceptos que quieres que fijen tus oyentes. De este modo orientarás su lectura hacia la comprensión y la fijación de lo relevante.

11

Asegura el dinamismo y el ritmo de tus explicaciones. Ensaya tus presentaciones hasta estar convencido, no sólo de su utilidad y rentabilidad, sino también de tu modo de expresarlas con solidez, claridad y soltura.

12

Repasa tu informe antes de presentarlo para detectar los puntos débiles en tus explicaciones. Corrígelos hasta conseguir una estructura de presentación sólida y convincente.

13

Si tú minimizas los problemas o los niegas, los otros lo harán con mayor encono.

14

Presenta tu informe, folleto o gráficos con claridad y prolijidad. Una foto borrosa, una copia ilegible o un papel arrugado pueden desvalorizar y arruinar la mejor de las propuestas. Estos elementos son el soporte material de tu proyecto y hablarán por sí mismos de tu idea y de la capacidad para poder implementarlos.

15

Atiende a los detalles. Estos definirán la preferencia de los demás, por sobre otras propuestas que entren en competencia.


Importante

  • El proyecto te pertenece y debes evidenciar que lo manejas a la perfección.
  • No te apresures a riesgo de exponerte a situaciones que te dejen sin respuesta o debiliten tu posición.





    Atención
    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad