Resumen

Contemplas una pared y decides que ya no la quieres. Derribar una pared antes de saber por qué está ahí, no es una buena idea. Podría tratarse de una pared portante. Si no quieres afectar la integridad estructural de tu casa, entérate de cómo identificar una pared portante.

Pasos

Paso 1:

Revisa el suelo en donde está ubicada la pared en cuestión. Si debajo de esa pared hay un sótano, fíjate en el sótano qué es lo que hay justo debajo de la pared. Si hay una pared o una viga justo debajo, es probable que sea una pared portante.

Paso 2:

Revisa el ático. Si hay un ático sobre la pared en cuestión, fíjate en las vigas o viguetas que sostienen el techo. Cuando la pared está perpendicular a las viguetas, es una pared portante.

Paso 3:

Determina el tipo de techo que tienes. Si tienes una estructura convencional que deja lugar para un ático, las paredes interiores que corren en forma perpendicular a las viguetas del techo, son paredes portantes. Si tienes una estructura de pórtico, y poco espacio para un ático, las paredes interiores generalmente no son portantes.

Paso 4:

Determina qué hay dentro de la pared. A veces una pared puede no ser portante, pero tener una columna o poste dentro de ella que es esencial para sostener la casa o el edificio.

Paso 5:

Contrata un ingeniero estructural. Si no tienes confianza en tu determinación, o no estás seguro si una pared es portante o no, llama a un profesional.