Resumen

Tus prendas y calzado durarán mucho más si aprendes a conservarlos según su tipo de material.


Opciones


1

Protege las botas de cuero con alguna pomada o aerosol impermeabilizantes. Éstos productos se venden en zapaterías o talabarterías.

2

Limpia los guantes y carteras con un líquido especial para cueros o con jabón de glicerina.

3

Luego rellénalos con diario y déjalos secar.

4

Utiliza una espuma de limpieza a seco para los interiores de bolsos y carteras. No los mojes.

5

Para limpiar el cuero de cocodrilo, utiliza un trapo suave y húmedo.

6

No es conveniente que apliques pomada para zapatos en este tipo de cuero. En cambio, puedes usar un algodón humedecido con agua oxigenada y luego pasar otro con aceite de palta, para proteger y sacar brillo.

7

El cuero de carpincho es muy delicado, protégelo con algún producto impermeabilizante.

8

Si se mancha, trátalo igual que la gamuza.

9

Si quieres limpiar la cuerina, sólo usa agua y jabón.

10

Para que las carteras, cinturones y zapatos de charol recuperen todo su brillo, límpialos con un algodón enmantecado y quedarán como nuevos.

11

Para quitar el barro o la suciedad de los zapatos de gamuza, friega con un cepillo húmedo.

12

Una vez que las manchas hayan desaparecido, aplica el secador de pelo caliente. Así no quedará aureola.

13

Si se ha manchado la gamuza con grasa o comida, frótala con un rollito de lana de acero o utiliza un papel de lija fina.

14

Los zapatos blancos se verán mejor si antes de pasarles el líquido blanqueador, los limpias con un algodón embebido en acetona.


Importante

  • Nunca emplees quitamanchas en prendas de gamuza ya que pueden desteñirlas o dejar una aureola alrededor de la mancha.
  • Existen productos especiales en aerosol para proteger la gamuza y es preciso aplicarlos siempre sobre la prenda nueva o, al menos, limpia.





    Atención

    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad