Resumen

La bañera suele mancharse o presentar un aspecto gris, especialmente en el fondo. Aprende algunos trucos para que luzca impecable.


Opciones


1

Para eliminar la suciedad que no se elimina con el detergente o con los productos de limpieza, frota enérgicamente la superficie de la bañera con una esponja embebida en vinagre caliente.
Luego de removida la suciedad, enjuaga con agua limpia.

2

Limpia siempre las bañeras esmaltadas con productos no abrasivos frotando las manchas difíciles con un paño embebido en trementina.
Luego, acláralas con un poco de lavavajillas diluido en agua caliente.
Este producto es muy eficaz tanto para bañeras como para lavabos.

3

Si llegara a estar manchada de óxido, aplica una mezcla de limón y sal sobre las zonas afectadas.
Frota y deja actuar unos minutos.
Enjuaga con agua limpia.

4

Si la que está sucia es la grifería, límpiala con algún producto que contenga amoníaco. Luego, frota la superficie con agua y vinagre en igual proporción.
Seca con un paño y frota para sacar brillo.

5

Si las manchas son amarillentas, límpialas con una mezcla de trementina y sal.
Deja actuar diez minutos, después lava con agua jabonosa bien caliente y aclara con agua fría.

5

Si presenta manchas oscuras, acláralas con una esponja embebida en agua oxigenada, dando pequeños toques sobre la mancha.
Repite la operación si fuera necesario.

6

El moho o verdín puede quitarse con lavandina, aplicándolo directamente sobre las manchas.
Deja actuar hasta aflojar la suciedad.
Otra opción es frotar la superficie con un paño impregnado en jugo de limón.


Importante

  • Protege tus manos con guantes ya que los productos que se utilizan para la higiene del cuarto de baño, son muy abrasivos y resecan la piel.





    Atención

    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad