Resumen

Mejora el aislamiento de las paredes, puertas y ventanas para asegurarte una buena temperatura dentro del hogar y evitar malgastar energía en calefacción.


Opciones


1

La pérdida de calor de una vivienda mal aislada supone malgastar entre un 20 y un 50 % del consumo diario de la calefacción.
Esta energía se pierde por las puertas y ventanas, por las paredes y, si es una casa unifamiliar, por el techo.

2

Los burletes son una excelente solución para mejorar el aislamiento de puertas y ventanas, pero tienes que elegir los adecuados para cada tipo de abertura.

3

Ten en cuenta que si bien la casa debe estar bien aislada, también hay que favorecer la ventilación.

4

En una casa cerrada se produce humedad por condensación, al encontrarse el interior caliente y el exterior frío.
Allí se produce el típico vaho que gotea en las ventanas.
Lo ideal es abrir las ventanas diariamente unos 20 minutos, de ser posible cuando les da el sol.

5

El frío también se cuela por lugares que no están a la vista como la caja donde se enrollan las persianas.
Este sector se puede aislar con paneles de corcho blanco y sellar las rendijas con masilla o silicona.

6

Las cortinas colaboran con el aislamiento del frío, evitando las corrientes de aire.
Si deseas que aíslen aún más, confecciónalas con tejidos gruesos, y haz que lleguen al suelo.

7

El piso de madera es uno de los más cálidos al tacto y no conduce el frío.
Si tu piso es de un material pétreo, puedes cubrir las zonas de más uso con alfombras durante los meses de frío.

8

El doble cristal en las aberturas es el mejor aislante del frío y protege frente al calor externo.


Importante

  • Recuerda bajar las persianas en cuanto se vaya la luz natural.
    Evitarás una buena pérdida de calor.





    Atención

    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad