Resumen

Por lo general, cuando una prenda de vestir se nos mancha con oxido no la usamos mas. Pero ahora no tenemos de que preocuparnos con esta solución practica y sencilla.

Necesitas

1.- Limon
2.- sal de cocina

Pasos

Exprime un limón directamente en la mancha de oxido e inmediatamente aplicale la sal frotándola con fuerza sobre la mancha, hasta que toda la superficie afectada quede completamente cubierta con limón y sal (se generoso con el limón y la sal). Una vez realizada esta operación, coloca la prenda en el tendedero y asegúrate de que reciba la mayor cantidad de sol posible. después de unas horas recoge la prenda y lávala con abundante agua y jabón y extiéndela nuevamente al sol.

Te sorprenderás con el resultado..

Importante

también sirve para otros tipos de mancha, como la que dejan los desodorantes en las camisas.