Resumen

Mientras que las pestañas postizas pueden darte ese aspecto glamoroso para tu gran evento, no son tan prácticas para usarlas durante el día. Para evitar percances con tus pestañas, es mejor quitarlas mientras el pegamento sigue intacto. No hay por qué preocuparse, esta sencilla tarea solo requiere de unos minutos.

Necesitas

  • Agua caliente
  • Aceite de oliva
  • Algodón

    Pasos

Paso 1:

Haz un baño de vapor durante cinco minutos sobre un recipiente con agua caliente. Esto ablandará el pegamento de las pestañas ¡y además será relajante para ti!

Paso 2:

Embebe un poco de algodón en aceite de oliva.

Paso 3:

Frota el algodón sobre el párpado durante un minuto, cuidando que no entre aceite de oliva en tus ojos.

Paso 4:

El aceite de oliva disolverá el pegamento, y las pestañas saldrán fácilmente.