Resumen

Si aparecen grietas en tus paredes, es muy probable que sean ocasionadas por el asentamiento del terreno o por un movimiento leve de la tierra. Más allá de las causas, lo que importa es la solución. Aprende a repararlas con rapidez.


 

Necesitas

Espátula
Pasta para paredes
Yeso
Lija
Pintura

Pasos




1

Limpia la grieta con el canto de una espátula para eliminar el material, que pudiera estar ligeramente suelto.




2

Rebaja levemente uno de los costados de la grieta para que el material se asiente.




3

Limpia otra vez.




4

Rellena la grieta con pasta para paredes, cubriendo un poco más del ancho de la grieta.




5

Deja secar por veinticuatro horas




6

Si sufre algún grado de hundimiento, rellena el parche.



7

Cuando esté seco, pasa una lija de grano fino hasta emparejar.



8

Si estás ante una grieta más profunda, elimina el yeso dañado y humedece el agujero.



9

Cubre la superficie con cinta para junta.



10

Rellena nuevamente con yeso al ras.



11

Deja secar.



12

Cuando el yeso haya secado, cubre con pasta para paredes.



13

Pinta.

Importante

  • Si las grietas se presentan por ambos lados de la pared con una dirección definida, recurre a un profesional, ya que son grietas estructurales y requieren de la asistencia de un arquitecto o un ingeniero para su reparación.





    Atención
    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad