Resumen

Alguna vez te ha sucedido que al recoger la vajilla, pones un vaso dentro de otro y luego no los puedes separar? La soluci��n es muy fácil! Toma los vasos y acuéstalos sobre una superficie plana y despejada, ponlos a rodar y listo! Bien simple

Necesitas

Una superficie plana y despejada (puede ser el mesón de la cocina o el suelo)

Pasos

1. Toma los vasos
2. Acuéstalos
3. Hazlos rodar

Importante

Lo que hace que los vasos se separen es la vibración que se genera cuando estos ruedan, por esto, entre mayor distancia recorran se separarán más fácil. Debes arrojarlos con fuerza pero siempre con cuidado para que no se rompan. También funciona con pocillos y tazas y mejor aún, funciona aunque tengan formas irregulares.