Resumen

Cuando somos protagonistas de una relación duradera, es muy difícil que logremos asumir que las cosas no van bien. La mayoría de las personas, para atenuar el sufrimiento, opta por creer que esa situación es temporal y que pronto pasará. A continuación, reflexiona sobre si estás viviendo o no una etapa turbulenta en tu relación.

Pasos

Hazte las siguientes preguntas:

1) ¿Amo a mi pareja?
2) ¿Tenemos metas y objetivos de vida en común?
3) ¿Pienso en tener una familia con él (o ella)?
4) ¿Logro ser yo misma (o) cuando estoy con él (o ella)?
5) ¿Siento orgullo y admiración por él (o ella) y valorizo esta persona ante todos?
6) ¿Noto claras señales que él (o ella) me ama?
7) ¿Veo la libertad de la vida de soltero de mis amigos (as) y no los (o las) envidio?
8) ¿Logro vivir con tranquilidad con sus hábitos y manías?
9) ¿Conozco personas interesantes y no tengo ganas de quedarme con ellas?
10) ¿El (o ella) nunca me menosprecia y trata mis ideas como estúpidas?

Etapas del final de la relación:

1) Una de las señales de que el amor se terminó surge cuando la pareja ya no entabla diálogos, no tiene ganas de compartir momentos con el otro y el silencio se adueña de la relación.
2) También es posible medir cómo están las cosas de acuerdo al sexo. El hecho de que una de las partes ya no sienta deseo por la otra, no quiera saber sobre la vida de su pareja o no le importen los deseos y expectativas ajenos es otra señal de que algo anda mal.
3) Otra manera de evaluar si todo realmente está bajo control es en el momento en el que salen juntos, si no se disfrutan, sino, por el contrario, sólo discuten y pelean. Uno ya no lo tolera al otro.
4) El punto crucial es cuando empiezas a sentir atracción por diversas personas que están a tu alrededor. Eso prueba que hay algo muy equivocado en tu relación y que es muy probable que el amor ya no exista.

Importante

  • No hagas como que nada sucede, encara el problema de frente y atenúa tu propio sufrimiento. Soluciona todo cuanto antes y sigue tu vida.