Resumen

La cena del 31 de diciembre es uno de los momentos más esperados e importantes del calendario. Un buen comienzo de año te predispone mucho mejor para lo que vendrá. Aquí, una serie de consejos para que nada quede sujeto al azar.


 

Pasos


1

No repitas entre amigos ciertas estructuras rígidas que aparecen en las cenas familiares, como el apego a los horarios.

2

La locación debe ser amplia y confortable. En lo posible, un patio y, en el mejor de los casos, una terraza o quinta.

3

El anfitrión ideal es aquel que transmite seguridad y tranquilidad al resto. Un anfitrión estresado es un mal augurio para el año que empieza.

4

La temperatura de las bebidas es casi tan importante como su cantidad. De nada servirá tener una caja de champagnes con la temperatura de una sopa.

5

La variedad en la música permitirá que todos se sientan a gusto. Sería óptimo si cada uno de los invitados lleva un compilado para compartir sus hits.

6

No escatimes a la hora de arreglarte para la cena. Predispones a tu entorno con la imagen que reflejas, y es muy recomendable empezar el año con todo.

7

Platos fríos y fáciles de servir harán que la cena se desarrolle aun con más calma y comodidad.

8

El uso de pirotecnia suele ser polémico, ya que puede resultar molesto para alguno de los invitados. Consulta con el resto antes de comprarla.

9

Si cada comensal prepara un plato, podrá presentarlo ante el resto y explicar cómo lo realizó.

10

Ayudar al anfitrión en la limpieza y el orden del lugar es un signo de agradecimiento con quien abrió las puertas de su casa.


Importante

° Considera ir todos juntos a alguna fiesta tras la cena, para conocer a gente nueva.
° Felicidades y que comiences el año con la energía renovada.





Atención
Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad