Resumen

Las infecciones que podrías contagiarte por vía sexual son producidas por virus, bacterias, parásitos, hongos, localizados en la piel y en las mucosas genitales, en el fluido vaginal y en el semen, o en la sangre. El arma más segura para combatirlas es el condón, Bien Simple te asesora sobre cuestiones claves para su uso.


Pasos


1

Lee atentamente la fecha de vencimiento y el sello de control de calidad.

2

Observa que los preservativos se encuentren ubicados lejos de fuentes de calor (luz, calefactor, sol) y que el envoltorio esté intacto.

3

Abre el paquete con cuidado de no rasgar el preservativo. No utilices tijera, uñas o dientes.

4

No lo desenrolles antes de ponerlo.

5

Úsalo siempre y antes de cualquier penetración.

6

Coloca el condón sobre el glande o cabeza del pene erecto, quitando el aire de la punta o capuchón superior.

7

Sin soltar la punta, desenróllalo hasta la base del pene.

8

Tras eyacular, retíralo inmediatamente, sujetándolo desde la base.

9

Comprueba siempre su integridad después de usarlo. Puedes llenarlo con agua para ver si se pinchó o no.

10

Ciérralo con un nudo y échalo a la basura. Nunca lo uses más de una vez.

11

No utilices saliva o lubricantes como vaselina o aceites, ya que deterioran el látex


Importante

  • Si tienes alergia al látex, también existen los preservativos de poliuretano. Existen condones para sexo oral, no son lubricados y están saborizados.
  • Diferentes religiones y cultos actuales proponen la abstinencia sexual como otra manera de evitar el contagio. Elige de qué forma quieres vivir tu sexualidad y hazla valer.





    Atención
    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad