Resumen

El juanete, cuyo nombre científico es hallux valgus, se produce por una mala alineación entre dos huesos del primer dedo del pie, dando por resultado que éste apunte hacia el segundo dedo, ocasionado una protuberancia en el borde del pie.
Esta alteración se presenta sola o acompañada por dedos en martillo (con la flexión del segundo dedo) o dolor en el metatarso.
Es más frecuente en las mujeres y tienes más posibilidades de tenerlo si alguien de la familia lo padece.
Conoce las alternativas para evitarlos.


Pasos


 

1

Utiliza calzado apropiado con puntera ancha, de material blando, que permita que tus dedos se acomoden correctamente.
Evita los zapatos puntiagudos.

 

2

Si tienes un juanete, dentro de tu casa ponte un zapato viejo al que le hayas podido hacer un orificio en el costado para estar más cómoda y evitar el roce.

 

3

Si usas tacones, que estos no sean más altos que 4 o 5 cm.

 

4

Evita los esfuerzos excesivos del pie, como los que puedes realizar en ballet o ciertos deportes.

 

5

Puedes usar piezas ortopédicas como almohadillas alrededor del juanete o entre el primer y segundo dedo, durante el día o la noche.

 

6

Las plantillas para el calzado indicadas por tu médico pueden ser útiles para mejorar la postura del pie, disminuir los síntomas y prevenir que empeore.

 

7

Si el juanete se inflama y duele:

  • Aplica hielo varias veces al día para reducir la hinchazón y, si lo indica tu médico, toma algún analgésico.
  • Puedes sentir alivio sumergiendo los pies en agua caliente con sal durante unos minutos.
  • Hazte un masaje y realiza ejercicios de rotación del pie hacia un lado y el otro.
  • Deja los pies en reposo en alto por lo menos10 minutos.


Importante

  • Consulta al médico ortopedista si:
    • El juanete continúa causando dolor a pesar de cuidar tus pies y tu calzado.
    • Te impide realizar las actividades normales como caminar.
    • Presentas enrojecimiento, inflamación o dolor acentuado, especialmente si eres diabético.
    • La cirugía se llama bunionectomía y se realiza para corregir la deformidad, reconstruir los huesos y la articulación y restablecer la función.
    • La recuperación completa puede requerir de 3 a 5 semanas.





      Atención

      Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad