Resumen

La enfermedad más frecuente de la boca es la caries, cuya prevención más segura consiste en la higiene y el control periódico con tu odontólogo. Si no tratas una caries puedes perder una pieza dental, con las consecuencias funcionales y estéticas que acarrea. Toma nota de estos consejos y conserva tu dentadura intacta.

Pasos

1

Lava tus dientes en forma regular con cepillo suave, limpiando la cara interna y externa de cada diente, el borde libre y la unión con las encías. Hazlo por la mañana, por la noche y después de comer.

2

  Tras cepillarte, toma 40 cm. de hilo dental y enróllalo en los dedos mayores, dejando unos 3 cm. en el medio.

3

  Desliza el hilo dental con suavidad hacia abajo, por el hueco entre dos dientes hasta el borde de la encía y tira despacio hacia afuera.

4

  Para las piezas con mayor separación, puedes usar palillos interdentales, diseñados con maderas que no se astillan.

5

  No olvides limpiar tu lengua y tus encías con el mismo cepillo o con una gasa.

6

  Si te agradan las golosinas, elige aquellas menos adherentes o pegajosas, así no quedan en contacto con tus dientes durante mucho tiempo.


7

  Si te gusta la goma de mascar, consume aquellas que no tengan azúcar.

8

  Hazte un control periódico con el odontólogo, por lo menos dos veces por año.

Importante

• Evita los productos dulces con sacarosa. Opta por aquellos que estén endulzados con sacarinas, sorbitol, manitol o xilitol.
• Cuida tus encías, ya que sus lesiones suelen infectarse con relativa facilidad.
• Renueva el cepillo de dientes cada tres meses. Elige uno con un mango cómodo y pelos de cerda suave.

• Utiliza pastas dentífricas fluoradas.





Atención
Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad