Resumen

Es necesario comenzar estos ejercicios antes de levantarse.

Sentate en la cama, extendés los brazos hacia arriba, y hacés tres respiraciones profundas. Bajás los brazos.
Así captás la energía y te relajás al mismo tiempo.

Una vez relajada y con energía, podés empezar con los masajes para el rostro. Los masajes se hacen circularmente con las yemas de los dedos.

Necesitas

Es importantísimo que los movimientos los hagas hacia arriba siempre con alguna presión para facilitar la circulación.
Los movimientos hacia abajo son más suaves, para liberar tensiones.
Después de esto, es ideal colocarse una crema nutritiva para el día.