Resumen

La sal de mesa que comúnmente utilizamos, y que se emplea en la manufactura de los alimentos, es el cloruro de sodio ([ClNa]). En occidente, cada persona consume entre 8 a 15 grs. de sal por día. La Organización Mundial de la Salud sugiere una ingesta promedio de alrededor de 5grs.
En una alimentación sana, es conveniente el empleo acotado de sal. Pero se convierte en indispensable, cuando un paciente presenta alta presión arterial. En ese caso, se debería reducir el consumo (según la gravedad de la hipertensión) entre 1,5 y 4grs diarios.
Casi la mitad de la sal que ingerimos diariamente proviene de la preparación de las comidas o del agregado de la misma en la mesa. Sólo un 10% es aportado por los alimentos naturales. El resto, por los manufacturados.
Lee aquí algunos consejos Bien Simples para disminuir el consumo de sal.


 

Pasos

 

1

No agregues sal al cocinar, ni utilices caldos sintéticos para saborizar el agua de cocción de los alimentos.

 

2

Limita el empleo de sal en la mesa, a una cucharadita de café. Y será mejor aún, si puedes no consumirla.

 

3

Utiliza sales sustitutas. Pero presta atención, ya que algunas sales saborizadas tienen como base el cloruro de sodio.

 

4

Evita los productos enlatados, lee los componentes, no sólo de sal (cloruro de sodio), sino de bicarbonato de sodio. Elige los de más baja concentración.

 

5

Disminuye el consumo de embutidos, quesos duros, aceitunas y pickles.

 

6

Limita el consumo de alimentos panificados. Elige pan sin sal.

 

7

No consumas carnes ni pescados ahumados o salados.

 

8

No utilices purés o sopas de sobre que no especifiquen tener un bajo contenido de sal.

 

9

Toma agua mineral con bajo contenido en sodio o simplemente agua corriente.

 

10

Fíjate que la mantequilla o la margarina no tengan sal.

 

11

Consume abundantes cantidades de frutas y de verduras.

 

12

Elige como condimentos hierbas aromáticas como perejil, ajo, tomillo, romero, laurel, ciboulett, albahaca, salvia, orégano, menta; o especias como anís, jengibre, cúrcuma, pimentón dulce, menta, nuez moscada, clavo de olor.

 

13

Procura utilizar pequeñas cantidades de salsa de soja.


Importante

  • Debes saber que tu paladar se acostumbrará a los nuevos sabores en 6 a 12 meses.





    Atención
    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad