Por Dra. Gabriela Pahissa, Equipo de Bien Simple
Médica Clínica
M.N. 73182

Resumen

Las causas de una congestión nasal pueden ser varias: un resfrío producido por una infección viral, un cuadro de alergia (rinitis alérgica) o una sinusitis. Conoce 11 soluciones bien simples para evitar este malestar.

Pasos

1

Utiliza descongestivos inhalatorios durante tres o cuatro días, respetando el intervalo de aplicación, ya que luego podrás tener una congestión mayor provocada por el efecto rebote.

2

Consulta con tu médico si puedes tomar descongestivos orales, dado que presentan contraindicaciones para algunos pacientes.

3

Prueba con inhaladores mentolados para ver si te alivian.

4

Salvo que la congestión se deba a un cuadro alérgico, los antihistamínicos (o antialérgicos) no dan resultados positivos.

5

Evita el uso de medicamentos que contienen múltiples drogas, como analgésicos, antihistamínicos y descongestivos.

6

Toma abundante líquido, a fin de que se fluidifiquen tus secreciones.

7

Si no tienes tos, las nebulizaciones no harán efecto sobre la congestión nasal.
Si el resfrío va acompañado de tos, hazte nebulizaciones con solución fisiológica.

8

Abre la ducha de agua caliente, llena de vapor el baño, y respira con la boca abierta durante cinco a diez minutos, tres o cuatro veces al día.

9

Ten presente que la ingesta de vitamina C no disminuye ni previene la congestión nasal.

10

No fumes y evita permanecer en lugares en donde lo hagan.

Importante

• Para evitar el contagio, usa pañuelos descartables, lávate las manos luego de estornudar y no te refriegues los ojos.





Atención
Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad