Resumen

Un pequeño accidente, una caída o un golpe, por ejemplo, pueden resultar en la rotura de uno o más huesos. Las fracturas son lesiones que suelen causar impresión al contemplarlas pero, con el tratamiento apropiado, sus consecuencias pueden minimizarse. En estos casos, lo mejor es conservar la calma, tratar de que la persona afectada se mantenga serena y, en lo posible, brindarle primeros auxilios hasta conseguir la asistencia de un profesional. Aquí van algunos consejos para saber cómo actuar en este tipo de emergencias.


Pasos


1

Cubre la zona fracturada con una tela limpia, especialmente si la fractura está expuesta, de modo que la persona no se asuste.

2

Haz que se quede quieta y trata de serenarla.

3

Inmoviliza la fractura: pon una superficie plana por debajo o a los costados de la fractura, y aplica una venda; si hay una articulación cercana a la fractura, trata de que también quede sobre dicha superficie: por ejemplo, si se fracturó un hueso del antebrazo, debes abarcar el codo y la muñeca.

4

Si sabes cómo hacerlo, después de inmovilizarlo, controla el pulso del miembro fracturado (en la muñeca si es en el brazo, y en el empeine o en la cara interna del tobillo si es en la pierna).
Si no logras percibir las pulsaciones, afloja el vendaje y vuelve a controlar.

5

Llama cuanto antes a un servicio de emergencias para que trasladen a la persona accidentada hasta una clínica, hospital u otra institución. Si esto no es posible, deberás trasladarla tú.


Importante

  • Las fracturas pueden manifestarse por dolor, deformidad del hueso, hinchazón, hematomas (moretones), disminución de la capacidad de movimiento, o por que salga el hueso al exterior.
  • La persona debe ser siempre trasladada a un centro asistencial lo antes posible.
  • La mejor forma de estar preparado para responder ante estos eventos, es haciendo cursos de capacitación de socorrismo.





    Atención

    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad