Resumen

El estar de pie durante mucho tiempo, el calor, el calzado inadecuado o las alteraciones anatómicas de nuestros pies contribuyen a que, sobre todo al final del día, percibamos dolor de piernas.
Lee aquí algunos consejos para evitar ese malestar tan indeseado...


 

Opciones

 

1

Evita estar excesivo tiempo de pie o sentado en la misma posición. Procura realizar una breve caminata y estirarte durante unos minutos, cada hora.

 

2

Si por tu trabajo debes permanecer gran cantidad de horas en esa posición, emplea medias elásticas apropiadas, de ajuste alto, que no se fijen ni aprieten alrededor de tu rodilla. Evita cruzar las piernas por mucho tiempo.

 

3

De ser posible, recuéstate dos a tres veces por día colocando las piernas a una altura superior al nivel del corazón durante 15 a 20 minutos, formando círculos con tus pies, hacia un lado y el otro.

 

4

Realiza ejercicios con los pies, como caminar de puntillas o flexionar las piernas, para activar la circulación.

 

5

Evita, de todos modos, el exceso de peso.

 

6

Duerme de costado sobre tu lado izquierdo. Esta posición favorece el retorno de sangre al corazón.

 

7

Evita el calor. No te expongas excesivo tiempo al sol, no abuses de los baños de inmersión calientes, y evita los baños tipo sauna. Toma una ducha de agua templada y luego reactiva tus piernas con un chorro de agua fría.

 

8

Si eres mujer, utiliza un calzado con tacón mediano. El ideal es el de 3 a 5 cm.

 

9

No te depiles con cera caliente, lo ideal es emplear cera fría o crema depilatoria.

 

10

Recurre a la masoterapia, en lo posible de modo regular, dos ó tres veces semanales. Tú, luego del baño, aplícate crema humectante, masajea tus piernas siempre de abajo hacia arriba, del tobillo hacia el muslo. Por la noche, antes de acostarte, realiza un masaje suave, circular y en forma ascendente en los muslos, lo que favorecerá el drenaje.

 

11

Emplea ropa cómoda, que no ajuste las piernas ni la cintura, ya que se dificultará la circulación.

 

12

No fumes tabaco ni sus derivados.

 

13

Toma de dos a tres litro de líquidos por día, y disminuye el consumo de sal.

Importante

  • Consulta con tu médico, por si tienes indicación de alguna plantilla especial para tu calzado.
  • Debes consultar a un servicio de urgencias si:
    a. Presentas en forma súbita dolor e inflamación de una pierna.
    b. Si habitualmente se te hinchan las piernas, pero esta vez se han inflamado, se han enrojecido o presentas fiebre.
    c. La pierna se torna negra o azul, o se encuentra fría y pálida.
    d. Te duelen las piernas aún realizando menor cantidad o calidad de ejercicio físico.
    e. Sientes dolor o sensación de hormigueo en las piernas al elevarlas.





    Atención
    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad