Resumen

 

El mejor horario para realizar actividad física

 

Importante

Alguna vez se habrá preguntado cuál es la mejor hora para hacer deporte. Aunque todo depende de los ritmos vitales de cada uno, el ejercicio matinal suele ser más beneficioso y, además, provoca menos abandonos que cuando se entrena a otra hora del día. No se trata de levantarse de la cama y ponerse a levantar pesas o correr como locos. Puede que algunas mañanas sólo quiera dar un paseo. No pasa nada mientras haga algo cada día. Si va a empezar a hacer ejercicio o no le va muy bien con su actual plan de entrenamiento, aquí tiene diez razones para decidirse por el ejercicio matinal: 1. Muy pocos abandonos El 90% de la gente que lleva años o toda su vida haciendo ejercicio de forma habitual es la que entrena por la mañana. Una buena razón para decidirse. 2. El tiempo no es excusa ¿Quién no puede levantarse media hora o una hora antes para salir a correr, caminar o andar en bici estática en casa antes de ir al trabajo? La clave puede ser acostarte un poquito antes. Además, la gente que hace ejercicio matinal duerme mejor y necesita menos horas de sueño. Si no trabaja, es mucho más fácil. 3. Inyección de energía Hacer ejercicio por la mañana carga de energía para todo el día. Esto lo apreciará cuando no hayas podido entrenar. Además, al levantarse cuenta con el descanso de la noche y con sus fuerzas intactas. Por la tarde, después de un duro día de trabajo puede que de más pereza y un día sí y otro también decida dejarlo para mañana. 4. Regula el apetito Casi todo el mundo coincide en este punto: hacer ejercicio por la mañana regula el apetito para todo el día. Lo primero es que comienza a quemar calorías antes de haber desayunado (o después si ha hecho la digestión), con lo cual su metabolismo se activa mucho antes. La sensación de hambre también se controla mejor, por lo que es más fácil comer de manera inteligente, eligiendo los alimentos que resulten más convienentes. 5. Ajusta los ritmos biológicos Si se acostumbra a levantarse y hacer ejercicio todos los días a la misma hora, su sistema endocrino y sus ritmos biológicos estarán bien equilibrados. Además, tiene lugar un fenómeno muy curioso y beneficioso para su salud. Si se acostumbra a entrenar todos los días, unas horas antes de despertarse su cuerpo comienza a prepararse para levantarse y hacer ejercicio, lo que es muy beneficioso: - le costará mucho menos levantarse (levantarse a horas diferentes confunde al cuerpo, que se vuelve más perezoso) - su metabolismo y todas las hormonas implicadas en la actividad física comienzan a funcionar cuando aún está durmiendo, lo que hace que se levantes con energía y preparada para el ejercicio - el sistema hormonal prepara al cuerpo para el ejercicio, regulando la presión sanguínea, el ritmo cardiaco y la afluencia de sangre hacia los músculos 6. Puede ser su momento Para mucha gente el rato que pasa entrenando por la mañana es casi sagrado. Es un tiempo que pueden dedicar a ellos mismos, a estar solos sin que nadie les moleste, y en el que pueden pensar con claridad, dedicarse a cuidar su cuerpo y su mente. 7. Mejora la agudeza mental Muchos estudios han demostrado que hacer ejercicio potencia la actividad mental. Y este efecto puede durar las 10 horas siguientes al entrenamiento. 8. Nada interrumpe Si hacer ejercicio es lo primero que hará al levantarse, antes de ir al trabajo o a horas en que otras personas están desayunando o durmiendo, es difícil que algo pueda impedir hacerlo. Por la tarde pueden surgirte mil impedimentos: una reunión, recoger a los niños al cole, hacer la compra, una visita... 9. Quema más calorías Cuanto antes se levante y empiece a moverse, antes comenzará a funcionar su metabolismo. El ejercicio matinal eleva el ritmo del metabolismo durante horas (¡puede ser todo el día¡), lo que significa que al entrenar un rato por la mañana quemas calorías durante todo el día. 10. Le hará sentir bien Ésta es una de las razones más importantes. Todo lo anterior producirá una gran satisfacción. Es su tiempo, nadie le interrumpe, empieza el día con una sonrisa, controla su peso e incluso adelgaza, su corazón está en plena forma, tiene el resto del día para sus obligaciones o lo que pueda surgir... ¿Qué más se puede pedir?