Resumen


Por Lic. Ana Fernández Molina, Equipo de Bien Simple
Licenciada en Nutrición
M.N. 2405

En época de Cuaresma, la comunidad católica deja de consumir carnes rojas y de aves y opta por los pescados. Existen muchas y muy variadas maneras de prepararlos; si estás dentro de un plan alimentario hipocalórico, puedes respetar tus costumbres sin salirte un ápice de tu dieta. Lee aquí algunos tips.


 

Pasos

1

Cocina los pescados al vapor o al horno, con salsas no fritadas, sin exceso de crema u otras grasas. El pescado en sí es una carne muy saludable y de bajo aporte calórico, pero ten cuidado con el resto del plato que lo contiene.

2

Si consumes empanadas de atún, cuídate. Al tener masa su valor calórico es alto. Come no más de 2 unidades y acompáñalas con una guarnición de vegetales.

3

Si comes bacalao, ten presente que tiene un alto contenido de sodio porque está disecado y conservado en sal. Aunque puedes reducir la concentración de sal a la mitad si lo colocas en remojo, evítalo si sufres de hipertensión.

4

Las ensaladas siempre son una opción saludable. Prepáralas con atún, caballa u otro tipo de pescado. No abuses de los aderezos altos en grasas.

5

La tradicional rosca de Pascuas tiene alto contenido en azúcar y grasas saturadas. Existen versiones con menos calorías (con diferencias poco significativas). Si puedes, evita comerla; si no puedes, sírvete una porción muy pequeña.

6

Consume con moderación salsas y guisos de legumbres, ya que contienen una alta densidad calórica.

Importante

  • Si sufres alguna patología y tienes que ingerir una dieta especial que contiene carnes, debes mantener tu alimentación habitual. El recogimiento pasa por tomar otra actitud en esta época del año, no por poner en riesgo tu salud.
Atención
Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad