Resumen

¿Te gustaría poder tener una carpeta, por ejemplo en el escritorio, completamente invisible? ¡Mejor aún que esconder tus archivos dentro de directorios perdidos es disfrazarla de tal manera que nadie la pueda ver!


Pasos

1

Crea una carpeta nueva en el escritorio. Haz click derecho en cualquier parte y elige Nueva -> Carpeta.

2

Aparecerá una carpeta en el escritorio y se te pedirá un nombre para la misma. Borra el "Nueva Carpeta" que viene por defecto, y luego mantén apretada la tecla Alt izquierda. Sin soltarla, con el teclado numérico de la derecha del teclado, presiona 0160. Suelta el botón Alt. Esto escribe un espacio, pero si intentases hacer lo mismo simplemente presionando la barra espaciadora, Windows no lo tomará. De esta manera sí.

3

Ahora tienes una carpeta llamada " ". Al tener un espacio como nombre, es como si fuese invisible... pero todavía se vé el ícono. Para ocultarlo, haz click con el botón derecho sobre la carpeta y elige Propiedades.

4

Vé a la última solapa. Abajo de todo haz click en el botón para Cambiar ícono. Aparecerá una lista de gráficos para que elijas.

5

Navega la lista y antes de llegar al medio, verás varios íconos vacíos. Elige uno de estos espacios en blanco y acepta todas las ventanas.

6

¡Listo! Ahora tienes una carpeta con un ícono invisible, y con un espacio como nombre. Muevela donde gustes ¡y recuerda donde la dejaste!