Resumen

 

Las redes sociales constituyen el boom de la época. Sin embargo no todo es conexión y placer. Para evitarte disgustos y protegerte de curiosos y hasta de inescrupulosos, aprende a establecer restricciones de privacidad que resguardarán datos e informaciones personales en esta red social.

 

Pasos

1

Cuando hayas ingresado a tu cuenta de Facebook, haz clic en el menú desplegable de “Cuenta” y luego selecciona la opción “Configuración de la privacidad”.

2

En la página que se abrirá a continuación, selecciona, en la columna de la derecha, la opción “Personalizada”.

3

Debajo de todas las opciones de publicación, clickea en el enlace “Personalizar la configuración”.

4

A continuación, establece los permisos de acceso para que solamente puedan acceder: tus amigos, los amigos de tus amigos, o cualquiera. Otra posibilidad consiste en elegir la opción “Personalizar” y seleccionar aquellos a quienes negarás ciertos permisos, es decir elaborar una suerte de “lista negra”.

5

Realiza la misma operación para los diferentes contenidos que publicas, y que están como opción en la lista.

6

Una vez que finalizaste con todos los tipos de contenidos, pulsa el botón “Vista previa de mi perfil”. Te mostrará tu perfil de permisos de Facebook, tal cual lo verá cualquiera que llegue a tu página.

7

Si deseas seguir haciendo ajustes, pulsa el botón “Volver a la configuración de privacidad”.

Importante

  •  En algunas ocasiones los cambios no surten efecto en forma instantánea y debes esperar o bien volver a realizar el ajuste.