Resumen

Cuando tienes que hacer una tarea en el hogar siempre tienes que lidiar con esos viejos tornillos que nunca quieren ceder. Sigue estos pasos simples y no habrá tornillo que se resista

Necesitas

  • Bebida cola gaseosa (sí... la más conocida)
  • Llave inglesa o destornillador del tama��o correcto
  • Aceite WD-40
  • Soplete
  • Hielo
  • Esponja

    Pasos

1

Primero lo primero. Utiliza el destornillador correcto, uno incorrecto causará que se falsee la muesca del tornillo o que se redondee su cabeza.

2

¿Estás girando en el sentido contrario? Recuerda, en sentido horario, el tornillo se ajusta.

3

Comencemos por lo más casero y sencillo. Moja la esponja con la bebida gaseosa y embebe el tornillo, repite varias veces y deja reposar por 24 horas.

4

Calza el destornillador y dale unos golpecitos con un martillo. La vibración removerá un poco del óxido que une el tornillo con la estructura.

5

¿No funcionó? Seca el tornillo e intenta colocando WD-40 y repitiendo el paso 4

6

¿No funcionó? SECA BIEN EL TORNILLO y calienta el tornillo con el soplete, el calor dilata el hierro y facilita que se desprenda el óxido.

7

¿No funcionó? Calienta nuevamente y luego coloca hielo en el tornillo. Luego de dilatarse, el hierro se contaerá con el frío y eso servirá