Por: Lisandro Aguilera, Equipo de Bien Simple.
Artista Visual.

Resumen

Una actividad típica para comprender cómo se consiguen todos los colores a partir de los colores primarios, es elaborar un círculo cromático.
Aprende la construcción básica del mismo a través de los siguientes pasos.


Necesitas


Lápiz
Compás
Regla
Acrílico o témperas (de colores rojo, azul, amarillo, verde, naranja y violeta)
Papel
Pincel


Pasos


1

Realiza un círculo con el compás. Con la regla y el lápiz dibuja un triángulo equilátero (sus tres lados iguales) dentro del círculo.

2

Pinta con amarillo sobre uno de los ángulos del triángulo, sobre otro pinta con azul y con rojo sobre el ángulo que queda. Luego dibuja otro triángulo equilátero invertido con respecto al primero.

3

Pinta con verde el ángulo del nuevo triángulo que ha quedado entre el amarillo y el azul. El ángulo que se encuentra entre el azul y el rojo píntalo con violeta, y pinta con naranja sobre el ángulo que media entre el rojo y el amarillo.

4

Esta disposición de los colores dentro del círculo no es arbitraria.
En el paso 2 haz pintado con los colores primarios y en el paso 3 lo haz hecho con los secundarios. Los colores primarios (amarillo, azul y rojo) son los que no pueden conseguirse a través de la mezcla de otros colores y los colores secundarios son los que se consiguen a través de la mezcla de dos colores primarios (ejemplo: amarillo + azul = verde).

5

Gracias al círculo cromático también podemos determinar los "colores complementarios". Los complementarios son parejas de colores opuestos en su tinte cromático (ejemplos: rojo y verde, amarillo y violeta, azul y naranja).
En nuestro círculo cromático aparecen justamente en polos opuestos.


Importante

  • Con el círculo cromático puedes conocer muchas más características del color y experimentar distintas combinaciones y mezclas siguiendo una lógica simétrica.





    Atención
    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad